Osiptel presentó su alternativa para salir del problema de tarifas poco competitivas que maneja la Red Dorsal. Expertos advierten que se trata de un cambio de políticas que implicará modificar los contratos y reglamentos vigentes.

red dorsal

En los últimos cinco años la forma en que nos comunicamos a cambiado sustancialmente. La expansión del Internet móvil a través de los smartphone a nivel nacional ha conllevado un alto nivel competitivo entre los operadores que no imaginaron quienes diseñaron el proyecto de la Red Dorsal. La consecuencia es que ahora habrá que cambiar el contrato para volverlo sostenible y dejar de lucir como un elefante blanco.

El 2o de julio del 2012, cuando se promulgó la Ley N° 29904 que declaró de interés nacional construir una red dorsal de fibra óptica, solo la costa tenía Internet de alta velocidad. Los operadores existentes no veían factible el retorno de inversión en el interior y solo una alternativa subvencionada figuraba como atractiva.

Dos años después, cuando se firmó el contrato de concesión entre Azteca y el MTC (Ministerio de Transportes y Comunicaciones), recién arrancaban Entel y Bitel con su intensa competencia y seguía sin vislumbrarse lo que ocurriría. Se fijó los US$27 (con IGV) como la única tarifa de acceso a la Red Dorsal, lo cual era cinco veces menos que el promedio del mercado.

líneas internet móvil

¿Qué pasó después? ¿Por qué se ha estado hablando en los últimos meses de cambiar el contrato y bajar la tarifa? Sucede que Azteca terminó la obra a tiempo (agosto del 2016) pero hasta ahora no consigue suficientes clientes – apenas una veintena – porque su oferta resulta muy cara.

En el país se ha triplicado la cantidad de redes de fibra óptica – superamos los 36 mil km – y prácticamente la mitad de los peruanos accede a Internet móvil (17,8 millones de líneas). La demanda ha aumentado acompañada de una oferta más económica. Y es por eso que los cuatro operadores móviles llegan al 70% de las capitales de provincia en donde antes no había nadie y se suponía solo llegaría Azteca.

¿Y eso que significa? Bueno, ya en diciembre del 2016 el MTC hizo un estudio con Gyga Consulting y le advirtieron que existía un problema de sostenibilidad en el negocio, toda vez que las tarifas cobradas no son competitivas y afectarán los retornos de inversión del Estado y de Azteca. Las previsiones estuvieron mal hechas y era necesario cambiar el esquema.

fibra óptica

LA SALIDA DE OSIPTEL

MTC le pidió al Osiptel a inicios de año que estudie el mercado y le recomiende algunas soluciones. Según el contrato no se puede bajar la tarifa ni cambiarla, para eso se necesita una adenda y esta tiene que estar justificada con una evaluación del mercado.

Osiptel ha terminado esta semana su informe y ha analizado cuatro escenarios, eligiendo como lo más recomendable optar por un esquema flexible. Ahora se entró a la etapa de debate y se tendrá hasta la audiencia pública el 19 de diciembre para que la opinión pública exprese sus sugerencias y alternativas, informó Lenin Quiso, subgerente de regulación de Osiptel.

Los escenarios contemplados por Osiptel son:

  • Primera opción: reducir la tarifa por cobrar a US$15 el Mbps. Osiptel vió que era buena porque permitía ser competitivos en zonas con alta demanda y gran variedad de oferta. Sin embargo, el problema es que esto solo sería positivo en términos de recuperación de inversión en las zonas donde hay competencia, pero en las zonas de bajo consumo (un tercio de la red) los ingresos serían menores de lo proyectado y afectarían económicamente al Estado.
  • Segunda opción: establecer una tarifa flexible con un tope máximo de US$27 (incluido IGV). Quiso explicó que en el 70% de las provincias a las que llega la red hay variedad de competidores que dan un escenario distinto para cada región y se requiere por tanto una tarifa diferente para cada uno de dichas zonas. Azteca podría trabajar descuentos por volumen contratado o por plazos de duración de los servicios en zonas con mayor demanda y competencia. Se trata de darles capacidad de establecer descuentos tarifarios personalizados (US$12 o US$15 por Mbps) y mantener el precio alto en donde no hay competencia ni demanda, comentó.
  • Tercera opción: contratar una empresa para la comercialización. Si un tercero, alguien que no esté ligado a Azteca, se encarga de conseguir los clientes, tendrá un incentivo económico que favorecería la eficiencia en la gestión. Sin embargo, para Osiptel esta medida es tediosa, implica hacer una licitación y genera un paso adicional que genera sus propios costos adicionales.
  • Cuarta opción: devolver la obra al Estado. Esto ocasionaría un alto costo para el Estado, porque se deberá pagar un alto mondo por finalizar el contrato con Azteca. Lenin Quiso aclaró que para el regulador esta es la alternativa menos conveniente.

ing

PRIMERAS REACCIONES

Para Osiptel, según indica su informe, hay en conclusión una gran cantidad de tarifas que varían no solo según el distrito sino según la mayor o menor demanda (las tarifas pueden ir desde US$5 hasta US$50) y la forma más rentable de que el Estado cuide su inversión y se logre sacar provecho a la red es establecer tarifas flexibles, con un máximo de US$27.

Esa alternativa, así como el conjunto de opciones que está presentando Osiptel responden al veloz cambio que tiene la tecnología y es muy probable que vengan acompañadas de cambios normativos para poder adecuerse a la nueva realidad que ofrece el mercado, comentó Erick Iriarte, socio de Iriarte&Asociados.

RDNFO

¿Qué opinan los actores del mercado sobre el tema? Víctor Jáuregui, director comercial de Optical Networks (ON) y cliente de Azteca, considera que esto es un “tímido avance” y servirá para mejorar tarifas, pero puede resultar insuficiente si solo se aplica a la Red Dorsal, equivalente a la carretera principal.

Lo conveniente, dijo, es que también se aplique un esquema más libre a las redes regionales, que vendrían a equivaler a las calles al interior del pueblo. “La superposición de tarifas reguladas para las redes regionales, aún si se liberan las de la red dorsal seguirá siendo una limitación del modelo, es un tema que debería merecer un debate mucho más amplio”, acotó.

Lo importante de este complejo y sensible tema en realidad es que se está cambiando la política aplicada al precio que se cobra por la Red Dorsal, opinó Carlos Huamán, director de DN Consultores.

Se está entrando a una discusión en donde se pasa a un concepto de tarifas “dinámico”, dejando de lado la concepción “estática” que se tenía originalmente, agregó, y eso ya es bastante.

Artículo original publicado por El Comercio web