GTD interesada en comprar tramos de la Red Dorsal
El Comercio

29/May/2018|Web|

Grupo chileno dedicado al transporte de datos en sector corporativo tiene un amplio plan de expansión en el país y está dispuesto a comprar parte de la Red Dorsal que hoy maneja Azteca

 

GTD, grupo chileno con operaciones en el país desde 2015 cuando adquirió Wigo del Grupo Romero, manifestó su interés en comprar parte de la Red Dorsal si es que esta se revierte al Estado.

Como se recordará, los 13.500 km de Fibra óptica que conforman la Red Dorsal desplegada por Azteca se encuentran actualmente subutilizados, en buena medida porque se manejan precios fijos no competitivos. En esa línea, Azteca se encuentra reevaluando la continuidad de su operación con el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) pues esta le arroja pérdidas.

Algunos analistas del sector como Carlos Huamán han sugerido la posibilidad de vender la parte de la Red Dorsal que se encuentra en las zonas competidas. Y GTD es uno de los interesados en adquirirla.

Eduardo Zagazeta Nolasco, gerente general de GTD Perú, comentó el miércoles que la empresa planea expandir sus operaciones en el país y no tienen un límite para su crecimiento inorgánico: tienen autorización para comprar lo que haga falta. Eso incluye desde empresas integradoras de servicios pasando por centros de datos o redes de fibra óptica ya montada.

GTD, detalló, ya tiene 2.000 km de fibra óptica en Lima y otros 500 km en las cinco principales provincias del país, pero su plan es ampliar su presencia a otras cinco provincias más este año.

El grupo también ha montado en el país un centro de datos (valorado en alrededor de US$10 millones) el cual será inaugurado el próximo mes y complementará los servicios que le dan a sus 750 clientes locales.

Su plan, sin embargo, es mantener su ritmo de crecimiento en 35% anual y por ello proyectan estar necesitando otro centro de datos más para fines del próximo año.

TRAYECTORIA

El grupo detrás de GTD Peru es de origen chileno, en donde tienen 40 años operando con una red de fibra óptica de 33 mil km y seis centros de datos, lo cual aseguran que les permite dar la mayor cobertura de Internet del sur de Chile.

Cinco años atrás decidieron llevar sus operaciones fuera del país y optaron por Perú y Colombia. Ahora también tienen una filial en España que maneja el tendido de fibra óptica a través de los ductos de agua.

El grupo tiene una facturación anual de US$ 500 millones y para los próximos tres años proyecta que sus ingresos crezcan 30% y destinar unos US$400 millones a la expansión de sus operaciones.

Su última adquisición fue el centro de datos chileno de Saga Falabella, pero aseguran estar abiertos a concretar mas compras este año.

Artículo original publicado por El Comercio