La Red Dorsal, según la CAF y el Banco Mundial
Está en manos del MTC no tropezar de nuevo con la misma piedra

27/May/2019|Opinión|

 

 

Si bien el próximo estudio del Banco Mundial (BM) con recomendaciones de mejora para la Red Dorsal será muy importante, vale la pena revisar también un revelador análisis publicado recientemente por la Corporación Andina de Fomento (CAF) respecto a los errores que explicarían la crítica situación actual de este proyecto.

Mientras que del estudio del BM sabemos aún poco, el informe de la CAF sostiene que el error del Estado Peruano (allá por los años 2012 y 2013) consistió en no definir bien su valor social y económico, debido a que por una “prisa política” no escuchó lo suficiente a los actores involucrados.

Está en manos del MTC, entonces, no tropezar de nuevo con la misma piedra (ahora en el 2019).

 

Qué dice la CAF (lo que pasó, pasó)

Según CAF, el Estado Peruano no identificó (y por tanto no mitigó) algunos riesgos fundamentales, tales como la posible inversión de operadores privados en redes competidoras, la inflexibilidad de los operadores eléctricos para proveer la infraestructura que facilitara el despliegue de la red o el retraso en la conformación del REDNACE como fuente de demanda de tráfico sobre la Red Dorsal, entre otros.

Un mayor acercamiento y por tanto un mejor entendimiento de la agenda en cada uno de estos u otros actores (OSIPTEL, gobiernos regionales) habrían permitido –concluye la CAF- tomar acciones para mitigar tales riesgos y no llegar por tanto a la situación actual.

Qué dice Chihuán (seguiremos fiscalizando)

Representantes de 6 entidades del Ejecutivo (MTC, MEF, OSIPTEL, PROINVERSIÓN, CONCYTEC e INICTEL-UNI) visitaron el Congreso de la República los días 15 y 22 de este mes para tratar la situación actual de la Red Dorsal y las redes regionales, respectivamente, en sendas sesiones convocadas por la congresista Leyla Chihuán.

Una convocatoria proveniente de una congresista que no integra la Comisión de Transportes y Comunicaciones (ni ahora ni en sus 7 años previos de actividad parlamentaria) nos permite interpretar estas sesiones como una señal sobre el cariz político que el debate dorsal puede adquirir si no asoman pronto visos de solución, más aún si nos guiamos por las declaraciones de Chihuán respecto al limitado o nulo beneficio generado por estos proyectos.

Qué puede decir el BM (y cuándo)

Si bien la reputación global de esta institución ofrece un respaldo solvente para el MTC, la efectividad de sus recomendaciones podría ser afectada por la dificultad de encontrar casos internacionales que sirvan como referencia para la mejora en el modelo dorsal, y porque su publicación ha sido anunciada por el MTC durante varios momentos en este año, sin que hasta ahora realmente ocurra.

Aunque felizmente el MTC ha anunciado que el informe del BM no será tomado como un recetario definitivo sino como un insumo para consensuar un nuevo modelo dorsal con todos los actores involucrados, los anuncios parciales sobre cambios propuestos a la ley de banda ancha o la posibilidad de que PRONATEL se convierta en operador (aún si es por un plazo temporal teórico de hasta 3 años) no resultan precisamente tranquilizadores.

Qué podemos decir todos (que funcione)

Tal como está, el modelo dorsal tiene muchos y muy diversos actores involucrados (y por tanto requiere un mago, no un consultor) y además no está clara su vinculación con una estrategia país (si esto existe).

La privatización de las zonas competidas que hemos propuesto desde esta tribuna aportaría positivamente en ambos sentidos, porque simplificaría el universo de actores involucrados y facilitaría una visión compartida en el Estado Peruano sobre la mejora la calidad de vida de los peruanos (en educación, salud, emprendimiento y más) en las zonas más vulnerables del país.

Si nos atenemos además a los errores del pasado descritos por la CAF, bien haría el MTC en gestionar un proceso intenso de interacción con todos los actores para el logro de un modelo dorsal efectivo y sostenible respecto a su objetivo primigenio de facilitar el aprovechamiento equitativo de servicios digitales en todo el país, de manera que se conviertan en una palanca de desarrollo y no en una fuente de exacerbación de brechas que lo frene, que de eso se trata.